Hoya (planta de cera) cuidados y características

La Hoya o planta de cera es una de las plantas de interior más fáciles de cuidar. Se ha convertido en una de las plantas más deseadas por los coleccionistas por su belleza y por la peculiaridad de sus flores y hojas. En este post vamos a tratar a fondo sus cuidados y características principales.

La Hoya pertenece a un género de más de 200 especies diferentes originarias de Asia tropical y subtropical principalmente. Son plantas trepadoras de crecimiento lento. También se las conoce como plantas de cera por su follaje espeso y brillante. A medida que las Hoyas maduran, producen racimos de flores en forma de estrella de un dulce aroma. Las hoyas no son tóxicas para humanos ni para animales.

Guía rápida de la Hoya o Flor de Cera

Nombres comunesHoya, Planta de cera, Flor de cera, Flor de porcelana
Nombre científicoHoya carnosa, Hoya australis, Hoya cinnamomifolia, Hoya kerrii, Hoya serpens…
(existen 200 – 300 especies más)
FamiliaApocynaceae
Floración De primavera a verano.
RiegoRiegos espaciados. Dejar secar el sustrato entre riegos.
IluminaciónAbundante luz del sol indirecta.
TemperaturaTemperaturas cálidas. Preferiblemente no bajar de los 10º C.
HumedadPrefiere algo de humedad ambiental.
SustratoCon muy buen drenaje.
ToxicidadNo es tóxica para mascotas.
Hoya thomsonii
Hoya thomsonii Pinterest

Las hoya son plantas de interior fáciles de cuidar si se les proporciona suficiente luz indirecta. No requieren de un riego constante ni de altos niveles de humedad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las especies con hojas más delgadas necesitarán más agua que aquellas con hojas cerosas. La Hoya carnosa (flor de cera) y la Hoya australis se encuentran entre las más populares.

Hoya Carnosa

Principales cuidados de la Hoya (planta de cera)

Riego 

Dejar que la planta Hoya se seque entre riegos. Regar la tierra a fondo hasta que el agua salga por los orificios de drenaje. Se debe regar más cuando la planta esté recibiendo más luz pero evitando siempre regar en exceso. Las hoyas poseen hojas carnosas que les sirven de reserva de agua. Cuando lleguen los meses más fríos, reducir el riego. En invierno regar solo cuando la tierra esté completamente seca.

Iluminación

A estas plantas de interior les gusta mucho recibir luz del sol indirecta, sin embargo el sol directo puede ser excesivo. Con poca luz, se volverán más débiles y producirán menos hojas.

Temperatura

A las Hoyas les encantan los ambientes cálidos. Se deben tener a una temperatura por encima de los 10º C y mantenerse alejadas de las puertas y ventanas con corrientes de aire, sobre todo en los meses más fríos.

Humedad

Aunque las Hoyas pueden soportar la mayoría de los niveles de humedad del hogar, crecerán más rápidamente cuando la humedad sea superior al 60%. Para conseguirlo puedes agregar un plato con agua y guijarros debajo de la planta o utilizar un humidificador.

Sustrato

Se puede usar un sustrato para orquídeas o una mezcla casera con mucha perlita, corteza de pino y turba.

Abono

Fertilizar solo en la temporada de crecimiento (primavera – verano) con un fertilizante líquido completo, y mientras están floreciendo, con un fertilizante líquido con alto contenido en fósforo y potasio.

Propagación de la planta Hoya

Se reproduce fácilmente a través de esquejes. Simplemente cortar y sumergir los esquejes en agua y dejar que echen raíces. Una vez que las raíces se hayan formado estarán listas para ser pasadas a tierra.

Si te ha gustado comparte y ayúdame a llegar a más gente
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Share on Whatsapp
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.